Cómo formar una empresa filial

Empresa filial es toda sociedad que se encuentra bajo la dependencia directa de otra sociedad matriz que participa en su capital. Una filial es una empresa, corporación o una empresa de responsabilidad limitada que está controlada por una empresa “matriz” quien tiene más de un 50% de acciones de la filial.

Las filiales son sociedades que llevan una gestión totalmente independiente, tanto a efectos contables como fiscales. Una filial además puede tener también filiales, a todo el conjunto de sociedades se les llama grupo de empresas y suelen presentar las cuentas individualmente y consolidadas.

Para los efectos de impuestos y regulación, la empresa “matriz” y la filial son consideradas entidades separadas. La filial, y como consecuencia la empresa “matriz” han de adherirse al cumplimiento normativo y legislativo del estado donde se ubica la filial.

Entre las ventajas de establecer una filial en un país extranjero, además de aumentar su presencia internacional, se encuentra el que se pueden reducir los costes laborales y de producción, además de potenciales beneficios en lo que se refiere a impuestos tributarios. 

La responsabilidad legal de la empresa “matriz” se limita a las contribuciones de capital aportadas a la empresa filial.

La directiva de empresas “matriz/filiales”  de  la Unión Europea ha sido modificada recientemente. 

Ello significa, en este momento, que la empresa “matriz” solo tiene que tener un 10% de las acciones/participaciones de la empresa filial para tener derecho a una exención de retención de impuestos, y así se evita la doble imposición eliminado los impuestos de la empresa “matriz”  imputados contra los impuestos de los beneficios de la empresa filial. 

En definitiva, ¿Cuáles son los motivos por los que se crea una empresa filial?

Una empresa filial puede ser creada por diferentes motivos, entres los que se encuentran:

  •  Separar empresas por territorios: Una multinacional crea empresas filiales en los diferentes países donde tiene sus clientes.
  • Sustituir empresa matriz: En el supuesto caso que la sociedad matriz se encuentre en problemas, la empresa filial puede pasar a ser la que asuma la producción.
  •  Compra de otras sociedades: Cuando una empresa adquiere otra, esta pasa a ser filial de la empresa compradora.
  •  Diversificar el riesgo: Hay empresas que deciden constituir empresas filiales para diversificar el riesgo, de esta forma, si una empresa quiebra, no se  perderá todo, ya que las filiales pueden seguir funcionando.
  •  Beneficios fiscales: En el caso de una multinacional, estas empresas pueden crear filiales en países donde se paguen menos impuestos. 
  •  Separar unidades de negocios: Para cuando se ofrecen productos o servicios diferentes, se crean filiales para separar su gestión.

Envíenos sus requerimientos